10 preguntas filosóficas para pensar

Si la filosofía es la luz ante el dogma y la cerradura que hace despertar el pensamiento crítico, ¿por qué no ponernos a prueba con una serie de cuestiones filosóficas que nos harán reflexionar?

En una actualidad dominada por lo científico, lo tecnológico e incluso hasta lo robótico, parece que la filosofía ya no tiene cabida. Sin embargo, asumir esto es un error y por encima de todo un peligro. Porque esta área del conocimiento es decisiva para toda generación, para toda persona sin importar su edad. Estas preguntas filosóficas para pensar son una muestra del por qué de su trascendencia.

La filosofía desarrolla el pensamiento crítico y analítico. Nos permite reflexionar sobre la realidad que nos envuelve desde una perspectiva ética, abierta y multidisciplinar. Todos podemos ejercitar una mente filosófica para poder construir nuestra propia visión del mundo, siendo capaces de dar valiosas opiniones sin estar condicionados ni mediatizados por los demás.

Platón, Spinoza, Søren Kierkegaard, Epicuro, Hannah Arendt, Kant, Habermas, Simone Weil o Slavoj Zizek. La historia nos ha dado eminentes figuras de las que aprender y en quien inspirarnos. Todos ellos son el ejemplo de la necesidad de razonar, de reflexionar libremente sobre el presente complejo que nos envuelve y entender cada fenómeno de nuestro tejido social.



Estas cuestiones que ahora enunciamos son un ejercicio para lograr esto mismo…

10 preguntas filosóficas para pensar

A menudo, se dice que filosofar es pensar para poder reinar. Más aún, que quien domina y se deleita del arte de la filosofía puede elevarse por encima de esa gran masa que en lugar de pensar, se deja llevar. Así, un aspecto que define también a esta antigua área de conocimiento es la libertad, el poder ir más allá de los dogmas, los prejuicios y las etiquetas preconcebidas.

La filosofía es, al fin y al cabo, una actividad que define a la inteligencia humana y que se inspira en dos áreas muy concretas: el libre pensamiento y la humildad del intelecto. Hagamos uso de estas dos dimensiones en este pequeño listado de preguntas filosóficas para pensar.

1. ¿Podemos entender el bien sin el mal?

La vida se conforma a base de dualismos o eso es lo que parece a simple vista. Lo ético y lo moral, la verdad y la mentira, la belleza y la fealdad o la sabiduría y la ignorancia… Ahora bien, ¿es esto aplicable a la bondad y la maldad?, ¿es imposible concebir uno sin la existencia del segundo?

No falta quien señala que, efectivamente, así es, lo ético no podría entenderse sin su reverso. Para saber qué es la luz, por ejemplo, es necesario conocer primero qué es la oscuridad.

2. ¿Es necesario tener siempre pruebas sobre lo que es cierto o verdadero?

Esta es una de esas preguntas filosóficas para pensar más clásicas. De hecho, se relaciona con el empirismo, esa teoría filosófica que enfatiza la relevancia de la experiencia y la evidencia para demostrar la realidad de las cosas. Si no hay pruebas sobre algo, ese algo, sencillamente, no existe.

¿Qué opinas sobre esto?

3. Preguntas filosóficas para pensar. ¿Tiene la vida una finalidad? Si es así, ¿cuál es?

¿Por qué estamos aquí? Desde el campo de la antropología apenas hay dudas: somos “animales” sociales en pleno viaje evolutivo. Estamos aquí porque así lo ha querido la naturaleza. Ahora bien, el área de las religiones, por ejemplo, cuenta con una opinión diferente.

Desde el área de la psicología la respuesta es quizá más sencilla: cada persona debe buscar la razón de por qué está aquí, hallar su propósito y hacerlo suyo.

4. ¿Existe realmente el libre albedrío?

Esta es otra de esas preguntas filosóficas para pensar más recurrentes. Figuras como el historiador israelí Yuval Noah Harari nos advierten de que el libre albedrío es poco más que un mito. Es más, si asumimos esto invisibilizamos todas las formas en las que los poderes fácticos nos manipulan… ¿Qué opinas al respecto?

5. ¿La democracia funciona como debe en todos los países?

Si hay algo que nos facilita el pensamiento filosófico es profundizar en todas las áreas de nuestra sociedad y la política es uno de ellos. ¿Está funcionando como debe en nuestro país? ¿Y en el resto de países democráticos, cómo lo hace?

6. ¿Por qué el ser humano necesita crear “arte”?

Nuestros antepasados nos dejaron auténticas obras de arte en las paredes de cuevas ancestrales. Manos, animales corriendo, hábiles cazadores, figuras humanoides y extrañas simbologías. El ser humano siempre ha sentido la necesidad de crear, de hacer del arte un mecanismo de expresión y testimonio.

7. Preguntas filosóficas para pensar. ¿Por qué eres quién eres?

¿Por qué eres como eres? ¿Qué ha hecho que llegaras hasta el punto en el que te encuentras con tu personalidad, tus ideales, tus sueños y necesidades? Podríamos hablar de la experiencia, de los genes, del contexto que nos rodea, del modo en que interpretamos lo que nos sucede…

8. ¿Cuál es el mayor problema de la humanidad?

Esta es una de las preguntas filosóficas para pensar más interesantes. Pensemos en ello, ¿cuál es nuestro mayor problema? ¿La maldad y la violencia? ¿La falsedad? ¿Estar descuidando nuestro planeta y promover tal vez el cambio climático?

En realidad, hay infinitos problemas que definen al ser humano: la incapacidad para cooperar y trabajar juntos, la armonía social, etc.

¿Qué es según tú el mayor problema de las personas?

9. ¿Existe la objetividad o en realidad, todo subjetivo?

No faltan las teorías y las opiniones que nos señalan que las personas rara vez logran ser totalmente objetivas. Todo lo que hacemos, pensamos y expresamos está filtrado por la subjetividad, por las emociones y la personalidad. Por tanto, es muy complicado ser siempre objetivos. ¿Qué opinas al respecto?

10. ¿Somos buenos o malos por naturaleza?

Muchos filósofos se han plateado esta pregunta a lo largo de la historia. Por lo que podemos encontrar respuestas variables. Por ejemplo, para Hobbes, el ser humano es malo por naturaleza, de modo que para poder convivir se necesita un poder absoluto, una ley autoritaria que controle el impulso agresivo que surge de la motivación egoísta de todos seres.

Por su parte, Rousseau defiende que el ser humano es bueno y empático, porque si uno ve a otro sufriendo, siente una inclinación natural a auxiliar. Entonces, ¿Qué es lo que hace malo al ser humano? Lo que hace al hombre malo, lo que despierta su agresividad es el momento en que el primero dijo “esto es mío”, la propiedad. Porque si esto es mío, otro puede decir, “pero yo también lo quiero” y así aparecen la competencia, la envidia y la agresividad.

A su vez, están aquellos que defienden que no existe una naturaleza humana. En este sentido, el ser humano será bueno o malo de acuerdo a las experiencias de vida, a las influencias sociales y culturales, y al espíritu de la época.

Y tú ¿Qué opinas? ¿Somos buenos, malos o ninguna de las dos?

Para concluir, este listado de preguntas filosóficas para pensar son un entretenido ejercicio para oxigenar la mente, razonar nuevas perspectivas y conformar nuestra propia opinión sobre las cosas.

Valeria Sabater

Deja una respuesta