5 consejos para elegir mejor a los amigos

Aunque creamos que la amistad es producto de la casualidad, podemos realizar acciones que nos permitan elegir de manera consciente a nuestros amigos. Pero, ¿cómo se hace esto?

La amistad es una de las relaciones interpersonales más importantes, pero también es en la que más decepciones podemos experimentar. En ocasiones, tras años de relación con una persona esta puede fallarnos o, de repente, darnos cuenta de que es tóxica. A veces, no dejamos de quejarnos porque no logramos encontrar amigos de verdad. Si estamos en esta tesitura, quizás sea el momento de aprender a elegir mejor a los amigos.

Actualmente, gracias a la tecnología, hacer amigos es mucho más fácil, o al menos eso pensamos. Los resultados de una encuesta que realizó la revista Time revelaron que muchas personas no tenían amistades cercanas. Tal vez, la razón esté en que no sabemos elegir mejor a los amigos. Por eso, veamos algunos consejos que nos podrán ayudar.

1. Hablar sobre nuestros intereses comunes

Uno de los primeros consejos para elegir mejor a los amigos es hablar sobre nuestros intereses comunes. Si bien en un primer acercamiento podemos sentir simpatía por la otra persona, es conveniente tener una conversación en la que podamos darnos cuenta de que compartimos algunas aficiones o pasatiempos.

¿Por qué esto es necesario? Porque necesitamos hacer planes con nuestros amigos para conocerlos todavía más y fortalecer nuestra relación. En el caso de que no tengamos ningún ocio que nos una, ¿de qué forma podríamos planear un fin de semana o una escapada? Sería imposible. Por lo tanto, hablar sobre nuestros intereses comunes nos permitirá encontrar a personas afines con las que compartir nuestro tiempo libre.



2. Detectar si solo nos buscan cuando nos necesitan

El segundo de los consejos para elegir mejor a los amigos es observar. Identificar si se acercan a nosotros porque les apetece hacer planes y compartir su tiempo, realizando alguna actividad conjunta, o si, por el contrario, tan solo nos buscan cuando les hacemos falta. Esto lo detectaremos de una forma muy fácil, pues cuando quieran quedar con nosotros siempre será para ir a buscar un título, asistir a algún curso o para que les hagamos un favor.

Cuando esta situación se prolongue en el tiempo, empezaremos a sentirnos mal. De hecho, nos daremos cuenta de que nosotros siempre le proponemos a nuestros amigos quedar para tomar un café o charlar. También, en muchas ocasiones, ellos no estarán disponibles para nosotros cuando necesitemos hablar o desahogarnos. Aspectos importantes que deberíamos tener en cuenta.

“El amigo ha de ser como la sangre, que acude a tu herida sin esperar a que la llamen”.

-Francisco de Quevedo-

3. ¿Cómo tratan a las demás personas?

Este consejo es muy importante y necesario. Aunque una persona nos trate bien, esto no quiere decir que comparta nuestros mismos valores o sea la persona con la que deseemos tener una amistad. Por esta razón, es imprescindible que nos fijemos en cómo trata a otras personas. Otros amigos o, incluso, familiares.

Imaginémonos que siempre nos encontramos muy a gusto con un amigo, comparte nuestras opiniones, podemos debatir sobre diferentes temas sin problemas… Pero, un día con su pareja o alguno de sus padres muestra una parte de su personalidad opuesta a todo esto. Prestar atención a esta circunstancia nos permitirá sacar nuestras propias conclusiones y tomar una decisión.

4. Abordemos temas controvertidos

Hablar sobre política, por ejemplo, puede ser un tema controvertido con el que poner en práctica este punto. Se trata de elegir aquellos temas más sensibles sobre los que podamos charlar con nuestros amigos para saber cómo reaccionan. Quizás nos demos cuenta de que para algunos son tabú o que otros piensan que su opinión es la única que importa.

Abordar temas controvertidos también nos ayudará a medir el grado de tolerancia que tienen nuestros amigos. Aunque no pensemos igual sobre un determinado tema, es importante que respetemos las opiniones de los demás y que las escuchemos tal y como esperamos que hagan con las nuestras.

“Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero”.

-William Shakespeare-

5. No nos obsesionemos con encontrar al amigo perfecto

El último de los consejos es que no nos obsesionemos con encontrar al amigo perfecto. Esto solo provocará que estemos siempre en una constante búsqueda y que sintamos que no encajamos con nadie, tal y como indica el artículo The negative consequences of maximizing in friendship selection. Debemos elegir mejor a los amigos, pero no convertirnos en personas inflexibles.

Nuestro objetivo debe ser escoger a aquellas personas que realmente nos aporten. Asimismo, es conveniente que analicemos a las amistades con las que mantenemos una relación de muchos años. ¿Nos siguen sumando o, por el contrario, ahora tan solo restan?

Raquel Lemos Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *