Cómo saber si tu pareja es posesiva: 7 señales de advertencia

Los problemas de celos en las relaciones amorosas son más habituales de lo que pensamos, pero, a veces, es difícil detectarlos. Descubre en este artículo las señales de alarma que evidencian a una pareja posesiva.

Aunque todos tenemos una idea aproximada de lo que es una persona celosa o controladora, cuando uno está dentro de esa dinámica es más difícil captar las señales. Entonces, en este escenario, ¿de qué modo saber es si tu pareja es posesiva?

Las actitudes de posesión nacen de los celos y estos se originan en una baja autoestima y la inseguridad. Por tanto, lo primero que debes tener bien claro es que si la otra persona actúa de esta manera no es un problema tuyo, sino suyo.

Y es que una relación te debería aportar y no convertirse en un malestar. A continuación, veremos los indicadores en los que te debes fijar para saber si el comportamiento de tu compañero/a posesivo; pero antes, revisemos qué caracteriza a estas personas.

Rasgos de alguien posesivo

Las personas celosas tienen rasgos comunes. Estos comportamientos se muestran en todas las áreas de su vida (amor, amigos, trabajo, etc.), pero es cierto que cuando están enamoradas se acentúan. Las características típicas de alguien posesivo son las siguientes:

  • Son muy controladores.
  • Tienden a ser muy dominantes.
  • Tienen un temor muy intenso e irracional al abandono.
  • Desconfían de su amado/a, más si no están con él/ella.
  • Son egoístas, solo se preocupan por el bienestar propio.
  • Utilizan el chantaje emocional como una estrategia para manipular a la pareja.
  • Tienen una visión de la otra persona como un objeto. No le dan el estatus de individuos capaces de tomar decisiones.

Cabe apuntar que estos rasgos son muy parecidos a los de quienes sufren «adicción al amor». Es decir, el buscar de forma desesperada la compañía de otra persona y sentir el miedo a estar sin pareja.

Al respecto, un estudio publicado por la Universidad de La Laguna encontró una correlación entre la adicción al amor y rasgos de personalidad dependiente, narcisista y pasivo-agresiva. Además, estas personas sufrían más síntomas anímicos y somatizaciones.

Señales de que tu pareja es posesiva

Perfilada la persona posesiva, nuestra siguiente misión es apuntar las señales de las que debes estar pendiente para detectarlas y actuar con rapidez. Sigue leyendo y descubre si alguna resuena con tu relación.

1. Te controla constantemente

La preocupación por el bienestar de otra persona es algo entendible. Sin embargo, hay que tener cuidado porque, en ocasiones, se puede entender mal esta preocupación. Y es que entre el mostrar interés y el querer controlar hay una distancia considerable.

Una persona posesiva querrá saber qué haces en todo momento. Pero no solo eso, sino también dónde, con quién y por qué. En definitiva, sentirás que tu vida se convierte en un continuo interrogatorio, como si hubieses hecho algo de lo que avergonzarte.

2. No se alegra por tus logros

En una relación de amor saludable, las alegrías son compartidas. Lo bueno que le pase a uno también es sentido por el otro en la misma manera. No obstante, en las relaciones en las que hay celos de por medio esto no ocurre así.

En tales casos, para saber si tu pareja es posesiva, fíjate si las alegrías de uno son el desagrado del otro. Sucesos positivos como ascensos laborales, buenos resultados deportivos o nuevas amistades se viven como un agravio, donde la persona posesiva opta por no compartir el logro y, a veces, quien es víctima de la posesión recurre a guardar silencio.

3. Revisa tu teléfono cuando no estás presente

Revisar el teléfono es uno de los comportamientos más habituales en las personas desconfiadas y celosas. Es algo que ellas mismas saben que está mal, así que lo harán sin que te des cuenta.

¿Cómo puedes descubrir si tu intimidad es violada? Tendrás que percatarte de las pequeñas señales que, a menudo, te pasan desapercibidas. Por ejemplo, presta atención a si encuentras tu móvil en un lugar diferente al que lo dejaste por última vez.

Otra opción es aumentar la seguridad de tu teléfono. Recuerda que todo lo que hay dentro de tus dispositivos es privado y confidencial, nadie debería tener acceso si tú no lo autorizas antes. Lo contrario es una advertencia para saber lo posesiva que puede ser tu pareja.

4. No soporta que tomes decisiones

Las personas somos seres agencia. Esto significa que tenemos el poder de tomar decisiones que marquen nuestras vidas. Todos los días decidimos, con mayor o menor repercusión, y en el momento que nos quitan esa capacidad nos convertimos en seres vulnerables.

Esta máxima, que es igual para todos, no es asumible para las personas controladoras. El miedo a la incertidumbre y el no tener las riendas, hace que las decisiones del otro sean como una traición. Al fin y al cabo, te trata como si fueses una extensión más, un objeto que no puede o debe tomar decisiones.

5. Te castiga y chantajea emocionalmente

Un comportamiento habitual de las parejas posesivas es utilizar palabras y emociones para hacerte sentir mal. En la mayoría de las ocasiones, las palabras duelen más que los golpes. Y estos golpes dejan una profunda marca difícil de reparar.

¿Te han castigado con el silencio? ¿Tu pareja se enfada contigo por cosas que sabes que no están mal? ¿Suele darles la vuelta a tus palabras para hacerte sentir mal? Si alguna de estas respuestas es afirmativa, estás ante comportamientos poco saludables.

6. Dejas de quedar con tus amigos para complacer

Cuando alguien está enamorado es normal querer pasar más tiempo con esa persona, y los amigos tienden a pasar a un segundo plano. Pero esto no significa que se corte el contacto con ellos.

El aislamiento social es uno de los indicadores de que tu pareja es posesiva. Tal situación se da porque salir con los amigos supone un evento en el que el celoso no tiene control sobre lo que sucede.

Por esa razón recurren a la manipulación y el chantaje para que digan «no» a planes y quedadas con los amigos. Además, el aislamiento potencia el control.

7. No te sientes libre para actuar como quisieras

La libertad es la capacidad más valiosa que tenemos los seres humanos. Gracias a ella podemos escoger aquello que más nos conviene o lo que más deseamos. En el momento que esta nos falta, experimentamos estados psicológicos negativos.

Las personas posesivas tienen como costumbre atar en corto al otro. Se entromete demasiado en su vida hasta el punto de llegar a decidir cómo deben vivirla. Es habitual que en estos casos quien sufre el corte de libertad experimente reactancia psicológica.

Este fenómeno viene a describir por qué si nos prohíben algo tenemos más ganas de eso, incluso cuando lo que queríamos hacer no parece importante para nosotros.

Ten los ojos y la mente abiertos para librarte de las ataduras

Las formas de maltrato más comunes son sutiles, por lo que es fácil que pasen desapercibidas. De acuerdo con un estudio publicado en la Revista de Información Científica, la violencia psicológica suele estar presente en las relaciones sin que las víctimas sean conscientes.

También, tienden a quitarle peso, lo que dificulta el identificarla y salir de la dinámica. Es importante entender que una pareja debería ser un complemento, alguien para disfrutar su compañía, pero no para sufrirla.

Por todo lo descrito, si leyendo este artículo hay cosas que sientes que no están bien en tu relación, toma medidas ahora y no lo dejes pasar más.

Gloria Redondo.

Deja una respuesta