Las economías más resilientes del mundo para recuperarse de la pandemia

La economía mundial se enfrenta a la peor crisis del siglo, sumida en la incertidumbre desencadenada por la pandemia global y sus todavía impredecibles consecuencias. Estos son algunos de los países más resilientes para hacer frente a la crisis.

Las proyecciones en torno a la economía y el coronavirus son, hasta el momento, oscuras. Como sucede siempre, unos países saldrán mucho peor parados que otros: las estimaciones del Banco Asiático de Desarrollo (ADB) apuntan a que la pandemia podría costar entre 1,8 billones y 3,8 billones de euros, o entre un 2,3% y un 5% del PIB mundial. 

Entre las estrategias de distanciamiento social, las intervenciones fiscales tempranas o los paquetes de ayudas y moratorias para salvar a los diferentes sectores productivos, las naciones aguardan a comprobar el rumbo que tomará la pandemia para retomar la senda de la recuperación. En España, el 20% del PIB anual se ha puesto en marcha para paliar las consecuencias de la COVID-19.

Ahora bien, ¿qué países tienen más papeletas para que su economía resista los embistes de la pandemia? Tomando como base el Índice de Resiliencia Global 2019.

Las naciones con una economía más resiliente están encabezadas por Noruega, a la que siguen Dinamarca, Suiza, Alemania y Finlandia. Tras estas regiones nórdicas completan el podio de la clasificación Suecia, Luxemburgo, Austria, la parte central de Estados Unidos y Reino Unido. Según detalla la BBC, este índice elaborado por FM Global evalúa la resistencia del entorno empresarial en 130 países analizando factores como la estabilidad política, el gobierno corporativo, el entorno de riesgo y la logística y transparencia de la cadena de suministro.

Lugares como Dinamarca se caracterizan por su detallado seguimiento de la cadena de suministro y baja corrupción gubernamental. El país también se movió rápidamente a la hora de promulgar medidas de distanciamiento social a la luz de la propagación del virus, anunciando de forma pronta el cierre de escuelas y negocios privados no esenciales el 11 de marzo y cerrando sus fronteras el 14 de marzo, cuando el país solo tuvo un puñado de casos positivos. La cultura danesa, que tiende a confiar en la autoridad y está dispuesta a unirse por una causa común, también incluso una palabra, ‘samfundssind’, que alude al deber cívico de su ciudadanía.



El modelo danés ha sido muy aclamado en el resto del mundo: sus medidas costarán el 13% del PIB global. El Gobierno asumirá el 90% de los salarios de los trabajadores por hora y el 75% de los de los trabajadores asalariados afectados por la crisis. 

Otras miradas apuntan al éxito de Singapur en la contención del virus. Este país es altamente resiliente por su bajo riesgo político, liderazgo tecnológico, sólidas infraestructuras o baja corrupción. Ha tenido una de las curvas más planas de la pandemia global, y ha implantado de forma exitosa políticas de teletrabajo e innovación tecnológica para rastrear el virus, como la app Trace Together lanzada por su gobierno.

Para lugares como Estados Unidos, instituciones financieras de renombre como Goldman Sachs y Morgan Stanley predicen una recesión y recuperación en “forma de V”, con un impacto inmediato negativo sin precedentes que ya se está percib iendo pero una recuperación relativamente rápida en los últimos trimestres del año; mientras que consultores como McKinsey están adoptando una visión más mesurada sobre la recuperación basada en la implementación exitosa de medidas de salud pública, como los cierres vigentes, y las intervenciones políticas como el paquete de estímulo ya anunciado.

Estados Unidos es uno de los países más golpeados por el coronavirus: ya han fallecido 12.000 personas, se ha convertido en el tercer país del mundo con más muertos -contabilizando desde la semana pasada 1.000 decesos diarios- y con una pronunciada curva de contagios que por el momento, no se aplana. Su posición es crítica para la economía del globo, ya que representa casi una cuarta parte del PIB mundial.

Mientras, desde la BBC destacan posiciones como la de Nueva Zelanda, que enfrentará dificultades para la economía a corto plazo, pero prevé una recuperción estable al haber cerrado pronto las fronteras y bloqueado el país. Las medidas dan sus frutos, mientras que el país tiene bajos niveles de deuda pública, una base sólida para la recuperación del fuerte shock económico.

Segundo trimestre negro

La Unidad de Inteligencia de la revista estadounidense The Economist ha hecho públicas las previsiones económicas para el segundo trimestre del 2020 en más de 50 países: el PIB mundial se reducirá un 2,5% respecto a los primeros tres meses del año, mientras que gran parte de las principales economías experimentarán un decrecimiento cercano al 10%. La recuperación de China o el batacazo de las grandes potencias europeas se hacen patentes en este gráfico de Statista que sintetiza las previsiones.

Fuente | BBC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *