¿Sabes cuáles son tus valores?: identifícalos de forma sencilla

Identificar tus valores puede ayudarte a tomar mejores decisiones, vivir en coherencia y evitar el estrés. Te proponemos un sencillo método para lograrlo.

Nuestros valores son aquellas cualidades con las que nos sentimos más identificados o las que consideramos de mayor importancia en la vida. Cuando actuamos en coherencia a estos valores, nos sentimos plenos, tranquilos y libres de estrés; en cambio, cuando vamos en contra de ellos, podemos sentirnos frustrados, estancados e insatisfechos. A la vista de esto, ¿te gustaría saber cuáles son tus valores?

Conocerlos es más importante de lo que piensas, ya que es en base a ellos que debes actuar y tomar decisiones. Tus valores representan tus prioridades y, por tanto, determinan en qué debes enfocarte, a qué has de dedicar el tiempo o cómo responder para sentirte bien.

Por poner un ejemplo, si eres una persona que prioriza la familia, la tranquilidad y la libertad, aceptar un puesto de trabajo muy exigente, rígido y que ocupa muchas horas de tu día te hará profundamente infeliz. En cambio, si priorizas la perseverancia y el éxito profesional puede que sí sea para ti. Pero, entonces, ¿cómo identificar cuáles son tus valores?

El modelo triaxial de los valores

A la hora de identificar cuáles son tus valores, puede que no sepas por dónde comenzar, y es que en realidad hay infinidad de ellos que podemos adoptar. Pensar simplemente en cuáles pueden ser los tuyos no es una estrategia muy efectiva, por ello el modelo triaxial de Dolan es de gran utilidad.



Simon L. Dolan es un catedrático y doctor en Psicología que ha dedicado su vida a la investigación acerca de los valores, su importancia y sus aplicaciones. Gracias a sus más de 15 años de trabajo en el área, ha podido identificar 51 valores universales que recogen las opciones principales y entre los que deberíamos buscar nuestras prioridades.

Su modelo triaxial de los valores recibe este nombre porque los valores se agrupan en tres dimensiones o categorías diferentes, en función del aspecto al que hacen referencia:

Emocionales-de desarrollo

Se representan con el color verde e incluyen todas esas cualidades que definen a la propia persona. Entre estos se encuentran la creatividad, la empatía, el optimismo, la libertad o la innovación.

Económico-pragmáticos

Esta tercera categoría se representa con el color rojo y hace referencia a esos valores más relacionados con el plano material, con el “hacer” y la persecución y logro de metas. Algunos ejemplos de esta dimensión serían el éxito profesional, la organización, el liderazgo, el dinero o la puntualidad.

Identifica cuáles son tus valores

La forma más tradicional y común de identificar cuáles son los valores de una persona es colocarla frente a una lista de ellos y pedirle que subraye aquellos con los que más identificada se sienta. Sin embargo, esta tarea se queda incompleta y resulta algo vacía, ya que no conduce a una reflexión profunda al respecto.

La propuesta de Dolan es tomar los 51 valores y seleccionar cinco de ellos. A continuación, se han de ir revisando uno por uno los restantes, y comparándolos con esos cinco primeros. En esta reflexión hemos de determinar qué significa para nosotros ese valor y si es más o menos importante que los que ya hemos seleccionado. En el primer caso, sustituimos uno de esos cinco valores (el que menos nos represente) por este nuevo.

Así, continuamos analizando uno por uno hasta quedarnos con esa selección final, que se habrá realizado a conciencia y representará nuestras prioridades. Incluso, para facilitar este proceso se puede crear un juego de cartas que representa gráficamente cada valor y nos permite ir sacando cartas y comparándolas hasta identificar nuestros cinco elegidos.

Trabaja con tus valores para vivir en coherencia

Ahora que sabes cuáles son tus valores, es momento de aplicar esta información de forma práctica. Hay muchas formas de trabajar con ella, pero las siguientes son algunas de las más importantes:

  • Revisa que tus acciones diarias estén en sintonía con tus valores principales. Esto es importante porque se ha encontrado que la incongruencia entre estos dos aspectos genera un gran estrés y puede llegar a enfermarnos. Así, analiza cuáles de esas cualidades necesitan ser más trabajadas y estar más presentes en tu día a día.
  • Al hilo de lo anterior, ten siempre en cuenta tus valores a la hora de tomar decisiones. ¿Perdonar una mentira?, ¿ayudar a un amigo?, ¿aceptar un ascenso laboral?… Antes de afrontar estas cuestiones, recuerda cuáles son tus prioridades y decide en coherencia con ellas.
  • Procura que tu sistema de valores esté equilibrado. Esto es, que incluya tanto elementos “azules” como “verdes” y “rojos”. No es necesario que estén presentes en las mismas proporciones, pero sí al menos que todos tengan representación. Igualmente, analizar por qué damos tanta importancia a algunos conjuntos y tan poca a otros puede ayudarnos a entender varias dificultades de nuestra vida y orientarnos para mejorar.

En definitiva, identificar tus valores es una tarea muy útil que puedes llevar a cabo hoy mismo. Este autoconocimiento te aportará una mayor comprensión de ti mismo y de tus prioridades y te servirá como guía de vida. Al trabajar en coherencia experimentarás una mayor satisfacción vital y un bienestar emocional superior.

Elena Sanz.

Deja una respuesta