Toyota siempre tuvo razón sobre los coches híbridos

Toyota, la creadora de la moda de los coches híbridos a principios de la década de 2000, está a punto de recuperar su corona como rey de los coches sostenibles.

A medida que se enfría la demanda de vehículos eléctricos de batería y más compradores se decantan por los híbridos, el fabricante del Prius es uno de los más adecuados para afrontar el momento actual de transición hacia los coches eléctricos.

Tras años de ser tachada de rezagada en el sector de los vehículos eléctricos, a los clientes no parece importarles que Toyota solo haya lanzado hasta ahora un coche 100% eléctrico bastante impopular (ya sabes, el de las ruedas que literalmente se caían).

De hecho, el fabricante japonés encabeza la lista de marcas más consideradas por los compradores de vehículos eléctricos en un reciente estudio, superando a Tesla, de Elon Musk, y a Ford.

Al parecer, el planteamiento más híbrido de Toyota respecto a los coches eléctricos resulta atractivo para la nueva generación de compradores, más frugales y prácticos que los pioneros que les precedieron.

«Toyota ha estado hablando más de este puente entre el punto en el que nos encontramos en la transición de la combustión interna a la totalmente eléctrica», explica a Business Insider Jeremy Korst, presidente de GBK, la consultora que realizó el estudio. «Otros fabricantes — hasta hace poco, claro — han adoptado posturas bastante firmes sobre los coches eléctricos exclusivamente».

Esta última postura no está calando bien entre los clientes, según Korst.

El presidente de Toyota, Akio Toyoda, ha sido durante mucho tiempo un escéptico de la actitud de la industria de apostar por los vehículos con baterías y, en su lugar, predica la importancia del «enfoque multivía» de Toyota, en el que el fabricante investiga y desarrolla diversas alternativas al motor de combustión interna.

Toyoda ha rechazado las afirmaciones de que los coches eléctricos se convertirán algún día en el sistema de propulsión dominante. Recientemente, en enero, pronosticó que «por mucho que avancen los BEV», estos coches solo representarán, como mucho, el 30% de la cuota de mercado mundial.

La industria quizás le deba una disculpa a Toyota

La competencia de Toyota, sobre todo en Detroit (Estados Unidos), ha invertido miles de millones de dólares en nuevas líneas eléctricas y ha prometido que el futuro totalmente eléctrico estaba a la vuelta de la esquina. Esto, unido al éxito de Tesla y al entusiasmo general de los inversores por la tecnología de los coches eléctricos, hizo que Toyota se quedara rezagada.

A pesar de años de críticas, parece que Toyota podría haber tenido la idea correcta después de todo.

Las ventas de híbridos aumentaron mucho más rápidamente que las de eléctricos el año pasado, un 65% hasta superar los 1,2 millones, según datos de Cox Automotive. Aunque los estadounidenses compraron el mismo número de vehículos eléctricos con batería, el crecimiento interanual de este segmento fue de solo el 46%.

Los compradores de vehículos híbridos están mucho más dispuestos a desembolsar más dinero para adquirirlos.

Empresas como Ford y GM, que confiaban en los vehículos eléctricos de lujo y alto precio para alcanzar la rentabilidad, están volviendo a la mesa de dibujo este año a medida que cambia la composición del mercado.

En un movimiento que reivindica el compromiso de Toyota con los híbridos, GM ha dado marcha atrás en sus planes de prescindir de los híbridos en Norteamérica, y su consejera delegada, Mary Barra, ha declarado a los inversores que la empresa introducirá algunas opciones híbridas en la región este año.

Toyota se ha pasado los últimos años lanzando más híbridos e híbridos enchufables, al tiempo que se negaba a renunciar a la incipiente tecnología de pila de combustible de hidrógeno, que muchos de sus competidores han abandonado en gran medida.

Parece que apuesta a largo plazo está funcionando para los clientes en este momento.

Nora Naughton,

Deja una respuesta