Instagram está trabajando en una función para dar esquinazo a «followers» indeseados

Acumular seguidores como si no hubiera mañana es la particular obsesión de muchos usuarios en Instagram. Sin embargo, lejos de ser una bendición, algunos «followers» son una auténtica maldición porque tienen la vitola de ser «spammers». Por esta razón, y para atar en corto a los seguidores indeseados, Instagram tiene en talleres una funcionalidad de nueva hornada que permitirá a los usuarios de la red social de Meta filtrar aquellos «followers» susceptibles de ser spam.

Esa nueva función se encuentra actualmente en fase de pruebas y estará disponible próximamente para todos los usuarios de Instagram, según ha revelado en una captura de pantalla el experto en redes sociales Alessandro Paluzzi.

Es, no obstante, una incógnita la efectividad real de esta funcionalidad a la hora de separar el grano de la paja y distinguir las cuentas no deseadas de aquellas que no están emparentadas en modo alguno con el spam. Parece además que la función estará única y exclusivamente disponible para las cuentas de naturaleza pública, ya que las cuentas privadas necesitan una solicitud de seguimiento.

Así y todo, y a la espera de conocer la eficacia real de esta función, esta se perfila a bote pronto como una buena idea, ya que los seguidores que son en realidad spam confrontan con no pocos problemas a los usuarios en Instagram. Este tipo de «followers» pueden, por ejemplo, provocar que la lista de seguidores del usuario luzca desordenada y que dificulte en este sentido la búsqueda de aquellas personas cuyo contenido el usuario desea realmente contemplar.

Mantener a raya a los seguidores que tienen la vitola de spam es vital para los influencers

Una sobreabundancia de seguidores indeseados puede afectar asimismo a los ratios de engagement de la cuenta, ya que los «followers» spam están obviamente mucho menos prestos a generar interacciones (de naturaleza 100% auténtica al menos).

La presencia de «followers» indeseados puede devaluar asimismo la credibilidad de la cuenta, que puede tenerlo a bote pronto más complicado para atraer a nuevos seguidores y puede ver igualmente mermada su reputación de marca.

Mantener a raya a los seguidores spam se torna en este sentido imprescindible para revestir de credibilidad a nuestra cuenta en Instagram (lo cual es un «must» absolutamente irrenunciable si somos influencers).

No es la primera vez que Instagram trata de contener el spam en sus dominios y no siempre ha logrado cerrarle el paso con éxito. En este sentido, el éxito de su nueva función será en buena medida deudor de la capacidad de la filial de Meta para perfeccionar su algoritmo de detección de spam.

Esther Lastra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *