Meta diseñó a sabiendas Facebook e Instagram para hacer caer a los niños en sus garras

Facebook e Instagram, las redes sociales de Meta, han estado en la picota en múltiples ocasiones por lacerar supuestamente de manera muy severa la salud mental de los más pequeños de la casa. Y ahora vuelven a estar en el ojo del huracán por las explosivas revelaciones emanadas de un documento judicial que ha visto recientemente la luz.

De acuerdo con ese documento, del que se hacen eco The Wall Street Journal y The New York Times, Meta diseñó de manera deliberada sus redes sociales para enganchar a los niños y sabía (aunque nunca lo reveló públicamente) que había recibido millones de quejas sobre la presencia de usuarios menores de edad en Instagram, si bien solo deshabilitó una pequeña manera de fracción de las cuentas afectadas.

El documento fue la salva de apertura en una demanda colectiva contra Meta registrada a finales de octubre por los fiscales generales de 33 estados de Estados Unidos.

Varios documentos de Meta citados en el archivo judicial revelado The Wall Street Journal y The New York Times aseguran que los ejecutivos de Meta conocían que la compañía diseñó a sabiendas sus productos para explotar las debilidades psicológicas de los más jóvenes (el comportamiento impulsivo, la susceptibilidad a la presión por parte de los demás y la subestimación de los riesgos, por ejemplo).

La compañía liderada por Mark Zuckerberg era asimismo conocedora de que tanto Facebook como Instagram eran plataformas muy populares entre los niños menores de 13 años, que están paradójicamente vetados en ambas redes sociales.

Meta no habría puesto más empeño en vetar a los menores de edad en su plataforma por temor a ver dañado su negocio

En declaraciones a The Associated Press Meta afirma que el documento no representa adecuadamente el trabajo efectuado por la compañía en el transcurso de la última década para brindar a los adolescentes y a los niños una experiencia online lo más segura posible. La compañía cuenta, de hecho, con «más de 30 herramientas diferentes para apoyar a los niños y a sus padres», asevera Meta.

Con respecto a la amplia presencia de niños menores de 13 años en Facebook e Instagram, Meta argumenta que la verificación de la edad de los usuarios es un «reto extraordinariamente complejo» para la industria.

La multinacional estadounidense se declara asimismo a favor de ceder el control de la verificación de la edad de sus usuarios a las App Stores y a los padres, en línea con lo previsto por la legislación federal, que exige a las tiendas de aplicaciones obtener la aprobación previa de los padres cuando usuarios menores de 16 años efectúan descargas.

Así y todo, un ejecutivo especializado en seguridad de Facebook habría asegurado en un email remitido en 2019 que cerrar el paso a los usuarios menores de edad en sus dominios podría actuar en menoscabo del negocio de la compañía, según The Wall Street Journal.

Sin embargo, un año después el mismo ejecutivo habría dado cuenta de su frustración porque Facebook estaba desplegando muy poco entusiasmo para hallar maneras de identificar a usuarios menores de edad en su plataforma y eliminar igualmente en consecuencia sus cuentas.

Meta procuraría actualmente cobijo a 2,5 millones de cuentas de usuarios menores de edad esperando algún tipo de acción por la compañía.

Esther Lastra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *