7 razones que te impiden ser feliz, según los expertos en salud

Sentir una sensación de vacío que lo invade todo puede llevar a un diagnóstico de depresión, y a menudo esto ocurre después de varios indicios de que algo va mal.

Pero a veces uno simplemente se siente decaído o desdichado, y puede ser más difícil buscar las razones por las que no está tan alegre como le gustaría.

Los expertos explican a Business Insider que hay muchas señales que pueden explicar por qué no te sientes feliz. He aquí algunas de las más sorprendentes.

1. No vivir el momento

Pensar demasiado en lo que ha pasado y en lo que está por pasar puede hacer que nunca caigas en un sueño profundo y te despiertes sintiéndote renovado y con energía.

«Si siempre piensas en el futuro y el pasado, no pasas mucho tiempo en el momento», explica la psicóloga Carolin Müller.

En cierto modo, la felicidad está estrechamente ligada a vivir el momento. El cerebro no distingue realmente entre una emoción que sientes en este instante y otra que revives en tu mente.

«Si piensas en la situación, puedes volver a tener todos esos sentimientos de antes: puedes volver a sentir la rabia en el estómago o en el pecho», asegura Müller.

«Decimos que es como una vaca, se come la hierba y la vuelve a regurgitar, y la vuelve a masticar, y se la vuelve a tragar, y va al siguiente estómago. Esto es exactamente lo que estás haciendo. Vomitarlo y masticarlo de nuevo».

2. Estás pensando demasiado

Algunas personas siempre dejan que su mente llegue a las peores conclusiones posibles, lo que se conoce como pensamiento catastrofista o catastrophizing.

Linda Blair, psicóloga clínica y columnista del Telegraph, revela que el catastrofismo es un hábito inútil en el que la gente cae de alguna manera.

Como cualquier costumbre, el catastrofismo es difícil de romper, afirma Blair. Los hábitos son obstinados y, en muchos casos, las personas se han comportado de la misma manera durante años, quizá décadas.

Según Blair, un mal hábito siempre está listo para volver a la vida, sobre todo cuando uno se emociona mucho. Pero la solución es aprender a ser racional y tranquilo.

«Hay que ser amable con uno mismo y paciente, y reconocer que cuanto más emocional es uno, más probable es que no se acuerde de hacerlo bien»,aconseja Blair. «Entonces, cuando estamos quietos y tranquilos, y las cosas están bajo control, tenemos la oportunidad de ser lógicos».

Lo que se hace con los pensamientos negativos también se puede hacer con los positivos, añade Müller. «Puedes pensar en algo realmente bonito que te haya pasado», comenta. «Cómo conociste a alguien muy agradable, o tuviste un buen día en el trabajo».

3. Estás en la relación equivocada

A veces, la infelicidad puede deberse a estar en la relación equivocada, pero temer la perspectiva de seguir solo. Briana L. Severine, fundadora de Sanare Psychosocial Rehabilitation, subrayó que ser soltero tiene múltiples beneficios que la gente no siempre tiene en cuenta.

«Hay años de investigación que demuestran que el matrimonio heterosexual tiende a causar ligeros beneficios a los hombres que no tienen también las mujeres de la pareja», sostiene Severine.

Es posible que las personas que tienen pareja hayan dejado de dedicar tanto esfuerzo a sus amistades, lo que podría acabar haciendo que se sintieran más solas que nunca. Según Severine, es un error pensar que una relación sentimental evita esos sentimientos.

«Las personas solteras pueden sentirse felices y realizadas en sus relaciones sin que una pareja romántica satisfaga esas necesidades», afirma. «Del mismo modo que las personas casadas pueden sentir que sus necesidades sociales no están cubiertas, a pesar de tener una pareja romántica».

En general, estar con la persona equivocada puede tener consecuencias nefastas para nuestro bienestar físico y mental. Así que si no hay explicación médica para la ansiedad que sientes, puede que sea hora de reexaminar tu vida amorosa y averiguar si es sana o tóxica.

4. Te ves como una víctima

A veces la gente no puede dejar de verse a sí misma como la víctima, incide Müller, siempre preguntándose «¿por qué a mí?». Pero la realidad es que le puede pasar a cualquiera, así que ¿por qué no a ti?

La forma de replantearse las cosas es dejar de generalizar, aconseja Müller. Por ejemplo, si dices que todo el mundo es malo contigo, piensa realmente si eso es cierto. Con toda probabilidad, podrás encontrar al menos una persona al día que haya sido amable contigo.

«Si te ves a ti mismo como una víctima, te conviertes en víctima 2 veces, porque vuelves a empequeñecerte», afirma Müller.

5. No sabes estar solo

Tener miedo a pasar tiempo solo puede significar que padeces autofobia o monofobia. Las personas con este diagnóstico sienten mucha ansiedad cuando se quedan solas, potencialmente porque tienen un miedo al abandono derivado de un trauma en la infancia.

«Cuando estás solo, te sientes infeliz o triste por la cantidad o calidad de las conexiones sociales en tu vida», señala un artículo de Cleveland Clinic. «Cuando tienes autofobia, te sientes ansioso o asustado cuando estás solo o cuando piensas en estar solo. Te sientes así independientemente de cuántos seres queridos y amigos haya en tu vida».

Para las personas que no tienen este diagnóstico, aprender a contentarse con su propia compañía no sólo les hará más felices a largo plazo, también será beneficioso para todas sus relaciones futuras, románticas o no.

«Si ante todo te entiendes a ti mismo, podrás entender mucho mejor a los demás», afirma Müller. «Sabrás cuáles son tus necesidades y tus expectativas, y entenderás por qué ciertas personas actúan como lo hacen».

6. Tu cuerpo no está recibiendo lo que necesita

En general, si te sientes mal, es probable que se deba a las cosas más básicas, matiza Müller. Por ejemplo, no dormir lo suficiente, comer mal, no cuidar tus relaciones.

«Comprueba que tu vida tiene sentido», dice. «Sal a la naturaleza, ve más verde que cemento, cuida de los animales y las personas que son importantes para ti«.

Hay pruebas de que la dieta puede influir en nuestro estado de ánimo y bienestar. La doctora Uma Naidoo, psiquiatra nutricional de Harvard, escribió en un artículo para la CNBC que ciertos alimentos pueden causar «ansiedad y estrés».

Por ejemplo, comer muchos aceites industriales de semillas, frituras y edulcorantes artificiales podría estar relacionado con un mayor riesgo de depresión, mientras que los yogures probióticos, las grasas saludables de alimentos como el aguacate y los frutos secos, y minerales como el hierro, el magnesio, el potasio y el zinc podrían ser buenos para el cerebro.

«Ten en cuenta que cambiar tu dieta por sí solo no te ayudará a prevenir o curar por completo la depresión y la ansiedad», escribió Naidoo. «Pero cambiar tus hábitos alimentarios puede tener efectos positivos que te hagan sentir con energía y rejuvenecido».

7. Tus emociones te controlan

Müller comenta que la mente es sólo una herramienta que te ayuda a dar sentido al mundo.

«Usa tu mente para que te sea útil», dijo. «Y mira lo que puede hacer, es increíble, puedes resolver el acertijo más asombroso, puedes hacer crucigramas y construir bombas atómicas».

«Podemos ir a Marte porque tenemos un cerebro y una mente, pero también lleva a la gente a pensar que no valen nada».

Si tus emociones negativas son incontrolables, no eres el capitán de tu propio barco, y sólo podrás dirigirlo si reeducas tu mente para elegir cuándo quieres reaccionar.

«Es diferente a no tener emociones, porque son muy importantes para nuestra vida», incide Müller. «Se trata más de: ¿realmente quiero ir allí ahora? ¿Es razonable lo que estoy haciendo? Y pensar que tal vez no, tal vez puedas verlo desde otra perspectiva».

Este artículo se publicó por primera vez en marzo de 2019 y se actualizó en marzo de 2023 para incluir más expertos y nueva información.

Deja una respuesta