Bard ya puede ver vídeos de YouTube por ti y ofrecerte información relevante según lo que necesites

Poco a poco, Bard empieza a crecer y a recibir nuevas e interesantes funciones.

Desde el 13 de julio de este mismo año, la inteligencia artificial de Google está disponible en España y en estos últimos meses ha recibido actualizaciones de peso que incluso convierten al chatbot en una especie de asistente personal.

Desde Google tienen claro que necesitan potenciar todavía más a Bard e incluirlo en más de sus productos y parece que eso es lo que están haciendo.

A principios de este mes, la compañía anunció que estaba planteándose iniciar un experimento que integrase Bard con YouTube. ¿Lo más relevante? Que se pudiese usar Bard para «obtener respuestas a preguntas sobre el vídeo que estás viendo». 

«Para ayudarte a profundizar en el contenido que estás viendo, estamos experimentando con una herramienta de IA conversacional. Esta herramienta te permite obtener respuestas a preguntas sobre el vídeo que estás viendo, recomendaciones de contenidos relacionados y mucho más, todo ello sin interrumpir la reproducción», apunta Google en BGR.

«En el caso de determinados vídeos académicos, la herramienta puede facilitar el aprendizaje proporcionando cuestionarios y respuestas que fomenten una comprensión más profunda. Si formas parte del experimento, puedes acceder a la herramienta pulsando ✨Preguntar debajo de los vídeos seleccionados y empezar a hacer preguntas sobre el vídeo o elegir una sugerencia», añade.

Este experimento parece que ha empezado  dar sus frutos y Google ha anunciado que ya están dando los «primeros pasos» para ampliar la capacidad de Bard de entender los vídeos de YouTube que ven los usuarios. La compañía dice que podrás hacer preguntas como «cuántos huevos requiere la receta del vídeo».

Por ejemplo, si buscas vídeos sobre cómo hacer una tarta de aceite de oliva, ahora también puedes preguntar cuántos huevos necesita la receta del primer vídeo.

Ahora bien, aunque esta función puede resultar muy útil para los usuarios de YouTube, crea un problema para los creadores de contenido.

La mayor parte de los ingresos de los youtubers vienen de la gente que ve sus vídeos completos. Si ahora, al preguntar a Bard sobre un tema concreto, te salta a otro vídeo para darte esa información que le has pedido, ¿Dónde quedan esos ingresos?

Habrá que ver cómo se desarrolla este asunto, pero es interesante. Google tiene que encontrar el equilibrio entre Bard, un negocio potencialmente enorme para su futuro, y YouTube, uno de sus negocios más exitosos en la actualidad.

Por supuesto, aunque Bard puede robar tiempo de visionado, al menos Google se asegura de que todo el mundo vea anuncios para que los creadores cobren con sus nuevas medidas de bloqueo de anuncios.

Carlos Ferrer-Bonsoms Cruz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *