¿Es cierto eso que dicen que el mal tiempo afecta tu conexión a internet?

¿Es cosa tuya o realmente tu conexión de internet va más lenta cuando llueve, nieva o incluso cuando se produce una ola de calor? ¿Existe un vínculo entre el mal tiempo y la velocidad de tu internet o se trata todo de una simple casualidad?

La respuesta, como con todo con esta vida, es demasiado compleja como para limitarla a un simple «Sí» o «No».

En el caso de que tu internet provenga de un rúter con wifi, da igual lo que esté pasando fuera; tu conexión seguirá igual que siempre. Hay 2 grandes excepciones. La primera es una situación de mucha humedad.

Según explica el portal tecnológico Techwalla«la humedad en el aire simplemente dificulta que la señal sea enviada de forma efectiva». Eso significa que, en el peor de los casos, puede haber ralentizaciones en la velocidad. Un cese total de tu conexión a internet por culpa de la humedad sería un caso muy raro.

«Otro error común es creer que la humedad ha provocado una mala conexión cuando en realidad todo se debe a que tienes un problema con tu instalación energética», explica Techwalla. «La corriente se suele ir en condiciones extremas, y eso provoca que se apague la conexión del wifi. Por eso es peligroso depender solo del wifi en cuanto a comunicaciones».

En cambio, una situación en la que sí que puedes perder tu conexión es cuando haga demasiada calor. Las temperaturas sobrecalentarán tu rúter wifi y puede producirse un problema temporal o permanente.

La solución en casi todos estos pasos pasa por un concepto simple pero necesario: ubicación, ubicación y ubicación. «Si sabes que tu wifi va mal por el tiempo, aumenta la conectividad poniendo modem o rúter en una zona central de casa. Utiliza además un deshumidificador para que el aire esté seco. O cambia de canal inalámbrico en busca de canales más libres o fuertes».



Ahora bien. ¿Por qué entonces cuando llueve o hace un tiempo terrible a veces Netflix te va a trompicones o la partida a Fortnite no va tan fluida? El portal especializado Allconnect tiene una explicación muy lógica: cuando hace mal tiempo, la gente se queda en casa. Así que todo el mundo en tu hogar está usando internet a la vez y eso puede provocar problemas.

La situación cambia cuando se trata de internet por cable o por satélite. En estas condiciones, el mal tiempo sí que puede ser el culpable de una conexión irregular.

En el caso de internet por satélite, las ondas de radio suelen tener problemas para traspasar barreras sólidas como árboles o edificios. Una lluvia muy intensa puede convertirse en una barrera densa, al menos temporalmente, y puede interferir la libre circulación de las ondas.

En el caso de internet por cable, si te quedas sin conexión mientras llueve, graniza o hace una calor infernal, es 99,9% seguro que el clima ha estropeado literalmente dicho cableado. 

Pero atención porque AllConnect se refiere a casos de clima extremo: fuentes vendavales, nevadas peligrosas, señoras tormentas…

Por desgracia, aquí el único método consiste en esperar a que tu proveedora solucione el incidente. «En estos casos casi lo mejor es irse a leer un buen libro o haber descargado pelis y series con antelación», recomienda AllConnect.

Como puedes ver, la verdad detrás de esta situación es compleja y variable. El clima a veces afecta tu conexión, pero es en ocasiones puntuales e incluso extremas. Así que si la próxima vez que llueve todo te va lento… ¡eso es que entre todos en casa, estáis acaparando la conexión!

Daniel Cáceres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *