Google conecta Europa con EEUU; la compañía tecnológica despliega un gigantesco cable submarino que unirá Bilbao y Nueva York

El cable submarino Grace Hopper de Google llega a España, y conecta las ciudades de Bilbao, Nueva York y Bude (Reino Unido).

Este gigantesco cable de fibra tiene como objetivo mejorar la fiabilidad de los servicios del gigante tecnológico, así como aumentar su capacidad y potencia. Además, está financiado por Google y llevaba programado desde el año 2020.

Hoy finalmente ha comenzado su instalación en la costa de Sopelana (Bizkaia) bajo la dirección de la compañía Telxius, filial de infraestructuras de telecomunicaciones de Telefónica. 

Se espera que el cable esté completamente operativo para el año 2022 y la compañía prevé así «mejorar la infraestructura general de telecomunicaciones europea”, según ha anunciado en su blog corporativo.

Sin embargo, la construcción de esta infraestructura no es algo nuevo para Google, ya que bajo el fondo marino existe actualmente un entramado de amplísimo recorrido que la empresa ha desarrollado para mejorar las conexiones de sus servicios en todo el mundo.



Un cable submarino de 6.000 kilómetros

En este sentido, el Grace Hooper, que debe su nombre a una reconocida matemática de las ciencias de la computación, se suma a los ya construidos Curie, Dunant, Equiano y Firmina que ya conectan zonas estratégicas de todo el globo.

De hecho, el Hooper sigue la estela de los cables transatlánticos desarrollados anteriormente como el propio Dunant, que conecta Estados Unidos y Francia y el Havfrue, que conecta EEUU con Dinamarca.

La tecnología utilizada para este cable se denomina «conmutación de fibra”, y permite el flujo de datos de forma más eficaz para esquivar ralentizaciones y cortes. Además, mejora la red de los productos y servicios de Google a los proveedores de telecomunicaciones.

Desde la compañía aseguran que el desarrollo de estas conexiones facilitará la puesta en marcha de la futura región de datos de Google Cloud en Madrid que el gigante tecnológico anunció de la mano con Telefónica el pasado año.

La región de datos de Google Cloud, es un centro de datos que permite gestionar la información alojada en Internet. El acuerdo con Telefónica supone una apuesta por la compañía estadounidense de posicionarse favorablemente de cara a los próximos años y ofrecer su sistema de la nube a las compañías españolas.

Estos sistemas en la nube mejoran la velocidad de las comunicaciones y su seguridad, y será clave para la implementación de las redes 5G de las compañías en un futuro muy cercano.

Compañías como Amazon o Microsoft ya se han lanzado a la pugna por desarrollar sus propios centros de este tipo en España.

Lucas Gª Alcalde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *