7 películas para trabajar la inteligencia emocional

Si quieres adentrarte en el universo emocional, esta selección de películas te ayudará.

El cine, que a tantas personas gusta, puede ser un recurso valioso a la hora de identificar emociones y aprender a gestionarlas. Por eso, te ofrecemos una lista que contiene algunas de las mejores películas para trabajar la inteligencia emocional, que además son bastante interesantes para todo tipo de gustos y perfiles.

Antes de presentarlas, es pertinente aclarar que no todas las películas son idóneas para tales fines. Dicho esto, ¿qué debería tener una película para que nos ayude a trabajar la inteligencia emocional?

Lo más esencial es que sea capaz de “mover” algo en el interior de la persona que la ve, ya sea porque se siente identificada por el personaje principal, o bien porque ha empatizado con él.

Películas para trabajar la inteligencia emocional

Con esta selección de películas para trabajar la inteligencia emocional se puede ayudar a una persona a reflexionar sobre las emociones de los personajes que, bien entendidas, pueden servirnos también para realizar una profunda reflexión sobre nuestras propias emociones. Bien sea por identificación o por empatía.



Cómo entrenar a tu dragón (2019), de Chris Sanders y Dean DeBlois

Esta es una cinta de animación que narra la historia de amistad que se crea entre un joven vikingo llamado Hipo y un dragón que, hasta ese momento, se consideraba un enemigo para la gente de la aldea.

En esta película se puede trabajar la inteligencia emocional a través de valores como la empatía, la amistad y la tolerancia. Estos se ven reflejados en la relación especial que se establece entre el chico y el dragón herido, que entablan una amistad capaz de superar todo tipo de vicisitudes.

En busca de la felicidad (2007), de Gabriele Muccino

Basada en hechos reales, narra la historia de Chris Gardner, un hombre que invierte cuanto tiene en la compra de escáneres de densidad ósea portátiles para vender a médicos. Sin embargo, fracasa y se encuentra en bancarrota con la única compañía de su hijo pequeño. No obstante, y aún abandonado por su pareja, jamás piensa en rendirse.

Con este film se puede trabajar emociones como el coraje ante el vacío y la soledad; el impulso de superar todo tipo de obstáculos que se presentan; la necesidad de compañía; y el empeño de luchar por uno mismo y por aquellos a quienes amamos.

Mejor… Imposible (1997), de James L. Brooks

Según muchas personas, se trata de una de las películas más divertidas de las últimas décadas, pero también una de las más interesantes. En la misma, conocemos a Melvin, un escritor malhumorado que sufre de un trastorno obsesivo-compulsivo y escribe novelas románticas para mujeres.

Melvin, magistralmente interpretado por Jack Nicholson, vive un viaje iniciático que él hubiese considerado impensable para descubrir. Durante la trama, se presentan temas como la sensibilidad, la empatía hacia los demás, el amor y el fruto del trabajo sobre las relaciones interpersonales.

El indomable Will Hunting (1998), de Gus Van Sant

Curiosamente, el guion de este film fue un trabajo final de los protagonistas, Matt Damon y Ben Affleck. En esta película, conocemos a un chico con serios problemas sociales y educativos que, pese a ellos, es un genio de las matemáticas.

“Nosotros escogemos a quién dejamos entrar en nuestro mundo”.

-Robin Williams como Sean Mcguire, El indomable Will Hunting-

A lo largo del film, observamos un cambio en la actitud rebelde del protagonista, quien recibe la ayuda de un terapeuta que, en este caso, será el que le guía en la gestión de sus emociones y sus sentimientos.

Amélie (2001), de Jean-Pierre Jeunet

Con tintes de realismo mágico, esta película narra las andanzas de una chica diferente a las de su edad. En este caso, aquello que la hace distinta a los demás, en vez de representar unproblema de integración, se convierte en una ventaja.

Amélie quiere que todas las personas de su entorno encuentren la felicidad. Para ello, a través de su imaginación, construye un espacio en el que priman las emociones positivas y el entusiasmo. Esta actitud ayudará, tanto a ella como a los que la rodean, a luchar contra sus miedos e inseguridades.

La mecánica del corazón (2014), de Mathias Malzieu

Basada en un libro del propio director, quien a su vez también es músico y cantante, esta película nos muestra la historia fantástica de un niño que sobrevive gracias a un reloj de cuco que suplanta su corazón.

A través del protagonista, quien no puede tocar el reloj que sustituye a su corazón, encontramos posibilidades para trabajar el control de la ira, el amor y la represión de los sentimientos.

Los Tenenbaums (2002), de Wes Anderson

Acabamos este recorrido con una de las películas más geniales del director Wes Anderson. En la misma, conocemos a una atípica familia que, más allá de su desunión, ha de luchar mediante sus inusuales capacidades en un mundo incomprensible para ellos.

En este film podemos trabajar temas como la emocionalidad en el divorcio, el amor, la envidia o la apatía en la familia. Durante la película, conocemos a un padre ausente, amores imposibles y heridas sentimentales que nunca cierran.

En suma, cualquiera de estas películas para trabajar la inteligencia emocional puede ser un buen aliado para uso propio, pero también para ayudar a otras personas a que puedan aprender a manejar mejor sus emociones.

Pedro González Núñez,