Como elogiar a alguien de manera correcta según la ciencia

Los buenos elogios se dan de manera privada, siendo sinceros, directos y sin recurrir a artificios o adornos dialécticos, según la ciencia.

¿Cómo elogiar a alguien de manera correcta? A veces, nos excedemos. Otras, nos quedamos cortos y, en ocasiones, el mensaje no se entiende de manera correcta. Ensalzar las cualidades de una persona es un difícil arte que no todo el mundo sabe llevar a cabo. Es más, muchos hemos vivido en piel propia ese intento por parte de algunos de alabar una tarea realizada y al hacerlo, lo que experimentamos es incomodidad.

Es más, es común desconfiar, pensar aquello de “le dirá lo mismo a todo el mundo” o “seguro que lo que ha dicho es falso”. Somos escépticos por naturaleza o, lo que es peor, hay veces en que no nos sentimos merecedores de ese refuerzo positivo, de esa caricia verbal. Sin embargo, hay que hacerlo. Es necesario tanto aceptar elogios como saber ofrecerlos.

Esto es lo que nos dice la ciencia al respecto.

Todas las personas necesitamos recibir elogios de vez en cuando. Es una manera de reconocer el esfuerzo del otro y de apreciar sus valías.

Claves para elogiar a alguien de manera correcta según la ciencia

A la hora de elogiar a alguien de manera correcta, hay que lograr dos metas: conseguir que ese refuerzo sea creíble y que sea enriquecedor para la persona. Pensemos, por ejemplo, lo importantes que son este tipo de validaciones en los niños. En caso de que las apliquemos de manera constante y sin sentido, el niño dejará de esforzarse por recibirlas y perderán su valor.

De ese modo, la primera clave que debemos seguir es sencilla: un elogio debe darse cuando la circunstancia así lo evidencia. No hay que caer en el exceso ni todavía menos en la dejadez o la indiferencia. Si un amigo, empleado, compañero de trabajo, pareja o alguien cercano realiza un mérito, hagámoslo saber. Démosle nuestro adecuado reconocimiento.

Tengamos presentes algunos consejos.



Un elogio es una herramienta social de gran poder, pero no conviene abusar de ella

Lo acabamos de señalar, en cuestión de “caricias verbales” menos es más. Decimos esto por algo muy concreto. Un elogio es una herramienta social que nos permite acercarnos a las personas. De este modo, hay quien por el mero hecho de “caer bien” o ganarse la confianza de alguien, no deja de emitir refuerzos positivos.

No es lo adecuado, este comportamiento genera desconfianza. Hay muchas maneras de conectarnos los unos a los otros, pero recurrir a la clásica estrategia de “echar flores” sin ton ni son, no es lo más acertado.

Siempre en privado

Para elogiar a alguien de manera correcta hay que hacerlo en privado. Tanto los refuerzos positivos como las críticas puntuales no deben hacerse de manera pública y a ojos de todos. Procuremos que ese instante en el que decirle a alguien que lo admiramos o que su trabajo es excepcional sea en la intimidad.

Asimismo, es importante elegir el momento adecuado. Hay instantes más idóneos que otros para este tipo de conversaciones.

Conoce la personalidad de quien desees elogiar

Trabajos de investigación, como los realizados en las universidades de College Roosevelt y Utrecht (Países Bajos), recuerdan algo importante. Para elogiar a alguien de manera correcta debemos conocer a la persona para saber de qué manera darle ese refuerzo positivo.

Esta fue la conclusión a la que se llegó al ver que los elogios no eran útiles en toda la muestra investigada (alumnos de secundaria en este caso). Pudo descubrirse que en algunos estudiantes sí era útil: su desempeño mejoraba. Sin embargo, en otros no había cambio alguno.

Esto nos demuestra que cada individuo procesa estos gestos positivos de diferentes maneras. Hay quien no le da importancia y otros creen no merecerlos. Así, para que el mensaje les llegue de manera correcta procuremos saber cómo hacerlo llegar para que sea creíble y útil.

Cómo elogiar a alguien de manera correcta: sé concreto y directo

Evita artificios, palabras rebuscadas y largos discursos. Para elogiar a alguien de manera correcta sé directo, sé sincero y cercano. Procura dar forma a esa conexión emocional con la que llegar a la otra persona no solo con el mensaje, también con las miradas, con la comunicación no verbal.

La calidad del mensaje: siempre en primera persona y con palabras positivas

“Yo te admiro y estoy orgulloso de ti”, “pienso que tu trabajo tiene una calidad excepcional”, “me ha encantado que hicieras esto”… Otra clave para elogiar a alguien de manera correcta es hacer uso de la primera persona y recurrir siempre a palabras positivas, evitando términos como “pero”, “no”, “aunque”, etc.

El autoelogio también es importante

Hay un aspecto curioso en lo que a elogios se refiere. Trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Bielefeld (Alemania) señalan que, por término medio, damos más veracidad a las críticas que a las alabanzas ajenas. De algún modo, no siempre nos creemos esos refuerzos positivos de los demás, pero por contra somos más sensibles a una crítica puntual.

La verdad es que sería adecuado y recomendable dejar más espacio a las caricias verbales y celebrarlas. Todos somos merecedores de esos refuerzos y para ello, nada mejor que empezar por elogiarnos a nosotros mismos. Aprender a valorar nuestros avances, éxitos y virtudes es un modo de fortalecer valías y autoestimasNo hay nada egoísta en ello.

Valeria Sabater